boletín informativo

pregúntale a la doctora políticas y legislación

inicio

conoce a la doctora recursos en línea   publicaciones     guía práctica
 

 

NOTICIAS Y EVENTOS

Grupos de Apoyo - Próximas fechas 2011

Guía práctica para una lactancia exitosa

Participa en el Blog de la Dra. Parrilla

draparrilla.com

Promote Your Page Too

  

Separación de los Padres Durante la Lactancia

Por: Ana M. Parrilla Rodríguez, MD, MPH, FABM;  Melissa Pellicier,  JD, CLE &  José J. Gorrín Peralta, MD, MPH, FACOG

Según ha ido aumentando la cantidad de mujeres que dan el pecho a sus hijos e hijas, la continuación de la lactancia ante una separación o divorcio se ha convertido en un tema importante de discusión tanto aquí en Puerto Rico como en EEUU. Los profesionales de las agencias de servicios sociales y de los tribunales de derecho de familia aún están mal informados en cuanto a la deseabilidad y normalidad de la lactancia prolongada. Con frecuencia expresan desasosiego ante un niño que lacta a los dos, tres, cuatro años o más allá. La desinformación prevaleciente en nuestra sociedad en cuanto a la lactancia afecta todos los renglones, incluyendo abogados, jueces, psicólogos, trabajadores sociales, y, como sabemos, a muchos médicos. Antiguamente, las decisiones en los tribunales de los Estados Unidos reflejan que la decisión de custodia del menor se afectó por la creencia equivocada de que el niño “debió destetarse” antes. En casos más recientes se ha reconocido que no es inapropiado amamantar más allá de la infancia. Sin embargo, no es raro que un padre esgrima esos argumentos (del destete precoz como algo saludable) como palanca de negociación en pleitos de custodia. Después de todo, con lo poco que saben muchos jueces sobre este tema, estos argumentos a menudo progresan.

Las agencias de servicios sociales han dirigido intervenciones en las que se le ha quitado su hijo(a) a una madre por amamantar prolongadamente, en acciones carentes de evidencia científica que demuestre que el amamantamiento prolongado constituya perjuicio para el menor, abuso o abandono. En un caso en la corte estatal de  Illinois, un menor fue entregado a un hogar sustituto por más de seis meses porque un juez determinó que el menor estaba a riesgo de daño emocional severo por no haber sido destetado aún. Este caso recibió, como era de esperarse, mucha publicidad. Todo este absurdo andamiaje social, producto en gran medida de la sexualización cultural de los pechos maternos, genera curiosas ironías. Por ejemplo, a nadie le parece extraño ver a un niño chupándose el dedo, usando bobo, o cargando un biberón, pero sí le afecta ver a un niño(a) que camina y habla que todavía esté amamantando. A muchas personas les produce sorpresa oír que se cree que la edad promedio del destete en muchos países está entre los 4 y los 5 años. En este tema, la doctora Katherine Dettwyler, antropóloga en la Universidad de Texas, plantea que la edad natural para el destete humano cae entre los 2.5 y los 6 años de edad.

Las organizaciones nacionales e internacionales han reconocido que la lactancia materna debe ser exclusiva, sólo el pecho, por los primeros seis meses de vida y que, luego de la introducción de sólidos, la lactancia debe continuar por lo menos hasta los dos años de edad, o hasta que sea mutuamente deseable. Hemos hablado anteriormente de los beneficios de la lactancia después del año de edad en nuestro artículo “Dando el Pecho Después del Año” por lo que no enumeraremos los mismos en esta ocasión. No obstante, nos interesa puntualizar que la Convención de los Derechos del Niño señala, en su artículo 24, la importancia de la lactancia y sus ventajas para la salud de los niños y las niñas, declarándola como un derecho. Por lo cual, es importante que todas las partes entiendan el valor del amamantamiento prolongado para la salud de las niñas y los niños.

En los casos de divorcio o separación de los padres, los derechos de custodia y visitación son prioritarios para los jueces ante el fin primordial que es el bienestar del menor. Cuando el niño es pequeño o menor de dos años los jueces  tienden a no alterar la relación de amamantamiento permitiendo las relaciones paterno-filiales, pero limitándolas a horas durante el día. Los derechos de las relaciones paterno-filiales deben protegerse, pero los padres no deben pretender afectar la lactancia como forma de manipulación o castigo hacia las madres, ya que el daño lo sufre el niño.  De igual manera, las madres no deben usar la lactancia como una restricción al derecho que tienen los padres y sus hijos e hijas de relacionarse.  Todo niño tiene derecho a establecer un vínculo saludable tanto con su mamá como con su papá. El que alguna de las partes (por razones no válidas)  quiera restringir este derecho, está afectando el desarrollo y bienestar de la niña o el niño.

Siempre que es posible, las cortes fomentan que los padres lleguen a un arreglo de forma voluntaria sobre los momentos que el niño o la niña compartirá con cada uno de ellos. En el caso de que sea imposible que los padres lleguen a un acuerdo la corte tomará la decisión presumiendo que es en el mejor interés del niño o la niña.  Al final del día, el sistema judicial debe promover el que haya una responsabilidad parental igualmente compartida, de acuerdo al arreglo de relaciones paterno-filiales más conveniente para todos.  Esto no aplica si la corte se convence de que existe suficiente evidencia para creer que el padre o la madre tiene un comportamiento violento hacia el menor o practica la violencia familiar. Si se le presenta a la corte evidencia convincente de que las relaciones con alguno de los padres no es en el mejor interés del menor el Estado tiene el deber y el poder para restringir las relaciones paterno filiales hasta el grado de privar de la patria potestad a alguno de los padres o a ambos.

Las cortes consideran varios factores al momento de decidir sobre la custodia y la patria potestad de un menor. Entre ellos se encuentran:

-     el beneficio del menor de tener una relación significativa tanto con la madre como con el padre;

-     la necesidad de proteger al menor de daño físico o psicológico;

-     la naturaleza de la relación del niño con su madre y su padre o con otras personas, como los abuelos;

-     el deseo y la habilidad de cada uno de los padres de facilitar y fomentar una relación continua entre el menor y el otro padre (madre);

-     y la capacidad de cada uno de los padres de proveer todas las necesidades del niño, incluyendo las necesidades emocionales e intelectuales.

Si la corte determina que es en el mejor interés del menor que el padre y la madre tengan la custodia compartida, la corte debe considerarla con el fin de que el menor pase igual tiempo con cada uno de sus padres. Si se le presenta a la corte evidencia de que el niño o la niña es amamantando la corte debe proteger esa relación de amamantamiento. Esto lo hace usualmente manteniendo al niño o a la niña con su madre la mayor parte del día y la noche y otorgando al padre visitas cortas de 2 a tres horas regularmente, preferiblemente diarias. Las estadías de noche no se ordenan frecuentemente antes de los 3 años en los niños o niñas que lactan ya que las alimentaciones nocturnas son todavía frecuentes, necesarias y emocionalmente reconfortantes para los niños y las niñas. En niños menores de 18 meses las estadías de noche lejos del pecho de su madre pueden afectar la producción de leche y la duración de la lactancia.

Sugerencias para los padres y las madres que están atravesando por una separación o divorcio.

-   Las madres no deben impedir o dificultar el tiempo que el padre pasa con el niño a menos que  interfiera con el mantenimiento y la relación del amamantamiento.

-   Ninguno de los padres debe actuar de forma violenta con sus hijos e hijas o relacionarse con personas que tengan un historial de violencia.

-   La mejor manera que el padre y la madre protegen la relación de lactancia es fomentando el vínculo con el padre sin afectar el vínculo con la madre y el amamantamiento.

-   Se debe dejar fuera el coraje o rencor y trabajar para reconocer las necesidades del niño o la niña.

-   El horario de visitas debe ser flexible, frecuente y que responda a las necesidades del niño o la niña.

 

Referencias:

  1. Baldwin EN. Breastfeeding and Divorce . http://www.llli.org/Law/LawDivorce.html

  2. Breast-feeding at heart of divorce dispute. http://nwitimes.com/news/local/article_c317f0f6-44f1-5722-a1cd-2700eb0838b5.html June, 23, 2008

  3. Dettwyler KA. Letter for Court Cases -in support of extended breastfeeding.                    http://www.kathydettwyler.org/detletter.htm

  4. Grainger RI.  Continuing Breastfeeding after Separation &   Divorce. http://www.breastfeeding.asn.au/bfinfo/divorce.html

  5. 5. Parrilla Rodríguez, AM.  Dando el Pecho Después del Año. Dra.Parrilla.com – Boletín Informativo. Febrero 2009, http://www.draparrilla.com/boletin/Feb2009.pdf

  6. Shiell W. Divorce Law: Breastfeeding and Child Custody. Legal:  In Custody Dispute after Divorce, Can Breastfeeding Limit Overnight Visitation? http://www.divorce360.com/divorce-    articles/child/custody/divorce-law-breastfeeding-and- child-custody.aspx?artid=1566

Dra.Parrilla.com – Boletín Informativo. Noviembre 2009, http://www.draparrilla.com/boletin/Nov2009.pdf

 

Creative Commons License

This work by Ana M. Parrilla-Rodríguez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License

 

 

TEMAS DE INTERÉS

Lactancia Materna: ¡Cumplamos los Diez Pasos!

Lactando a su Infante Durante una Emergencia

Enamorada de mi Bebé

Separación de los Padres Durante la Lactancia

Recomendaciones para el Manejo de la Leche Materna en Centros de Cuidado Diurno

Superando las Barreras para la Lactancia Después de una Cesárea  

Dando el Pecho Después del Año

Crianza y Apego

Las Caries Dentales Durante la Lactancia

La Sexualidad Durante la Lactancia

¿Qué tiene que ver el parto con el inicio de la lactancia?

Baja producción de leche materna

Introducción de alimentos sólidos en el bebé lactado

Lactancia Materna y Reflujo Gastroesofágico

Relactancia

Llanto del bebé

Lactancia Materna:  dos mujeres… dos historias…

Afiche: Tenemos derecho a lactar/mamar

Ana M. Parrilla, MD, MPH, FABM © 2011 draparrilla.com.