boletín informativo

pregúntale a la doctora políticas y legislación

inicio

conoce a la doctora recursos en línea   publicaciones     guía práctica
 

 

NOTICIAS Y EVENTOS

Grupos de Apoyo - Próximas fechas 2009

Guía práctica para una lactancia exitosa

Participa en el Blog de la Dra. Parrilla

  

 “Mi bebé viene con labio fisurado, aún no sé si bilateral y con paladar hendido. Pero mi esposo y yo nos estamos orientando poco a poco, apenas tengo 29 semanas. Quería saber ¿cuán viable es la lactancia en estos casos?, ¿cómo se haría en estos casos? He escuchado que se puede y quería orientarme. Espero pueda ayudarme.”

Dado que los infantes con labio fisurado y paladar hendido  son susceptibles a otitis crónicas y su resultante pérdida de audición, es importante alimentarlos con leche materna ya que ésta protege contra las infecciones de oído.  La alimentación  de un infante con labio fisurado y/o paladar hendido es un reto y requiere mucha paciencia por parte de los padres. Debes tomar en consideración la importancia de adquirir una extractora eléctrica de alta calidad que permita la extracción doble. Es importante que comiences a extraerte leche dentro de las primeras 12 horas después del nacimiento para ofrecerla a tu bebé rápidamente y comenzar a establecer una buena producción de leche. Si el infante no puede pegarse al pecho debes extraerte leche cada 3 horas por 10-15 minutos. Aún cuando el infante esté mamando, probablemente, tengas que extraerte leche para proveer alimentaciones suplementarias al bebé y mantener tu producción de leche para cuando le hagan la cirugía.

 

El primer problema para alimentar a estos bebés es crear un sello, y en esto el pecho suave y maleable tiene un ventaja sobre la botella. Los infantes que debido al defecto no pueden pegarse al pecho  o necesitan suplementación que no sea en el pecho materno, pueden usar un aparato que tenga una mamadera larga y suave, como el Haberman feederTm, el cual requiere muy poca o ninguna succión. Otros métodos que se utilizan son la alimentación al dedo con tubo nasogástrico o jeringuilla periodontal. El uso de estos últimos depende de la magnitud del defecto y la capacidad para crear succión.

 

Los infantes que tienen sólo labio fisurado tienen una mejor oportunidad de tener éxito amamantando. Como en todos los casos de labio fisurado y/o paladar hendido, se prefiere una posición en la que el infante se mantenga erguido tal como en el agarre de fútbol o la posición en silla de caballo (el bebé mirando el pecho de frente, sentarlo en la falda de la mamá con las piernitas del bebé rodeando el cuerpo de su madre). La madre puede presionar el pecho en la hendidura y crear un sello, y la gravedad  va a ayudar a prevenir que la leche corra a través de la hendidura a la cavidad nasal. Además, la madre puede colocar su dedo pulgar sobre la apertura del labio fisurado, sellando el espacio.   Desde una etapa temprana la madre puede aprender a hacer compresión del pecho mientras el bebé está pegado, maximizando el flujo de leche y la ingesta. En otros casos se le puede suplementar al bebé en el pecho usando un sistema de suplementación.

 

Algunos clínicos utilizan, en lo que se hace la cirugía del paladar, un obturador.  El defecto en el paladar no permite que se cree un sello para la succión y la lengua se mantiene en la parte posterior de la boca. El obturador es un aparato que se coloca sobre el paladar y permite una mejor alimentación, mejor habla y tiene un efecto positivo en la familia.

 

El monitoreo del peso del bebé es muy importante, independientemente, del método que se use para darle la leche. Esto nos da una señal de cuan adecuada es la ingesta de leche materna.

 

La cirugía de reparación del labio fisurado es otro reto para la díada lactante. Numerosos estudios apoyan el que se realice la reparación del labio lo más pronto posible y sugieren que el amamantamiento inmediatamente después de la cirugía, no solo es posible sino que debe fomentarse. Los estudios revelan que los infantes que amamantan inmediatamente, después de la cirugía se recuperan bien y ganan peso más rápidamente, que los infantes que se alimentan de otras maneras. Debido a que el paladar  se repara mucho más tarde, el obturador, el cual sella el paladar, ayuda al mejor el éxito del amamantamiento.

 

En Puerto Rico, a muchos de los bebés de labio fisurado y paladar hendido se les priva de amamantar debido a las pobres destrezas de manejo de lactancia del personal que trabaja con estos infantes y lo tarde que son referidos para asistencia. La técnica que se use para reparar el defecto, la cual puede incluir el uso de aparatos prostéticos que impiden el amamantamiento, afecta el inicio y duración de la lactancia. De igual manera la actitud del equipo que trabaja el caso tiene un gran impacto en la lactancia. Existen tres grupos que trabajan con estos casos, los cirujanos maxilofaciales, los otorrinolaringólogos y los prostodoncistas; cada uno tiene un enfoque y manejo diferente.

 

En general los casos de labio fisurado sin paladar hendido no deben tener problemas para iniciar el amamantamiento y continuarlo exitosamente.

 

 

TEMAS DE INTERÉS

Recomendaciones para el Manejo de la Leche Materna en Centros de Cuidado Diurno

Superando las Barreras para la Lactancia Después de una Cesárea  

Dando el Pecho Después del Año

Crianza y Apego

Las Caries Dentales Durante la Lactancia

La Sexualidad Durante la Lactancia

¿Qué tiene que ver el parto con el inicio de la lactancia?

Baja producción de leche materna

Introducción de alimentos sólidos en el bebé lactado

Lactancia Materna y Reflujo Gastroesofágico

Relactancia

Llanto del bebé

Lactancia Materna:  dos mujeres… dos historias…

Afiche: Tenemos derecho a lactar/mamar

Ana M. Parrilla, MD, MPH, FABM © 2007 draparrilla.com.