boletín informativo

pregúntale a la doctora políticas y legislación

inicio

conoce a la doctora recursos en línea   publicaciones     guía práctica
 

 

NOTICIAS Y EVENTOS

Grupos de Apoyo - Próximas fechas 2009

Guía práctica para una lactancia exitosa

Participa en el Blog de la Dra. Parrilla

  

"Tengo una inquietud y me gustaría saber si puede ayudarme.  Tengo tres semanas de haber tenido a mi bebe y desde entonces estoy lactando, pero a la fecha no se me quita una molestia de los pezones que me tiene loca todo el tiempo. He visitado a grupos de apoyo y me dicen que es normal, pero yo he leído que eso suele pasar las primeras dos semanas y ya voy por la tercera y no se me quita.  Mi preguntas son:  ¿es normal que me suceda? y  ¿cuánto tiempo estaré en esta situación?" MC

Muchas personas piensan que es normal sentir dolor en los pezones las primeras semanas de la lactancia. La realidad es que aunque puede ocurrir tarde en el embarazo y durante los primeros días posparto una molestia transitoria de los pezones,  amamantar a un/a bebé nunca debe doler, siempre y cuando lo hagas correctamente. Si en vez de una molestia tienes dolor anormal o prolongado en los pezones y  o los tienes agrietados, tienes que buscar ayuda inmediatamente. Por lo general, estos síntomas se deben a la mala posición en el pecho o agarre incorrecto del mismo. Verifica la posición del bebé en el pecho, recordando siempre que el bebé debe estar correctamente alineada y con sus labios evertidos (hacia afuera). Si después de corregir la posición y seguir estas recomendaciones, pasadas las 24 horas, continúas con dolor o no sientes mejoría debes buscar ayuda profesional inmediatamente.

El dolor prolongado o anormal, que dure más allá de la primera semana, o el dolor crónico, nos señalan que algo no está bien y que requiere intervención.  La causa principal de dolor en el pezón durante el amamantamiento, como te señaláramos, es el resultado de un enlace incorrecto del/ la bebé al pecho.  Entre otras posibles causas de dolor en el pezón se encuentran: los pezones invertidos, la plétora severa, el uso impropio o excesivo de la máquina de extracción de leche, el uso prolongado de almohadillas de lactancia o poca ventilación, la sensibilidad a cremas, lociones o aceites, la eczema u otras dermatitis, un rompimiento de la succión incorrectamente, una succión desorganizada o disfuncional del infante, la presencia de frenillo, una infección bacteriana o por hongo, y el uso de pezoneras. El manejo y tratamiento es según la condición o causa del dolor.  Es imprescindible en estos casos una evaluación visual del área del pezón y la areola POR UN PROFESIONAL EXPERTO EN MANEJO CLINICO DE LACTANCIA  ya que la apariencia del pezón puede dar al clínico las claves esenciales sobre la naturaleza del problema.

"Desde hace un mes cuando estoy en lugares fríos me duele uno de mis pezones y se pone color blanco, el dolor es horrible. En la última visita a la la oficina del pediatra me recomendó tomar vitamina B6 y calcio, pero aún sigue el dolor. El pezón no está lacerado, hay alguna otra opción para esto." M.

Lo que describes parece estar asociado a una vasoespasmo o Fenómeno de Reynaud. El término se utiliza para describir isquemia intermitente secundaria o asociada a vasoespasmo. Se le llama fenómeno de Reynaud primario cuando ocurre sin causa o etiología conocida y fenómeno de Reynaud secundario cuando existe una enfermedad autoinmune o de tejido conectivo subyacente tal como lupus o artritis reumatoidea. Esta condición afecta a mujeres en edad reproductiva y hasta un 20% de ellas reportan síntomas. Existe un cambio de color en tres fases que es clásico del fenómeno de Raynaud. Primero, después de lactar, el pezón se torna blanco inducido por el vasoespasmo, luego se torna azul como resultado de la cianosis causada por la desoxigenación de la sangre en los vasos venosos y por último pasa a rubor (rojo) como asociado al reflejo de vasodilatación. Algunas veces solo se observa el blanco. Las madres describen generalmente un dolor como quemazón cuando el pezón se torna blanco, cuando el pezón retorna a su color normal describen el dolor punzante por varios minutos o hasta por una o dos horas.

El tratamiento del fenómeno de Reynaud es principalmente corregir la causa del dolor si es que está asociado a pobre enlace o a candidiasis (se observa en candiasis crónica). Si el dolor es severo y/o no está asociado a una causa subyacente se puede aplicar calor en el pezón inmediatamente después de amamantar. El calor seco (con una secadora de mano) usualmente es mejor que el calor húmedo, porque la humedad puede causar daño posterior al pezón. Se ha usado la terapia con 150-200 mg de vitamina B6 una vez al día por cuatro días, seguido por 25 mg al día hasta que la madre esté libre de dolor; sin embargo no existe evidencia científica de que esto dé resultado. Para casos severos se recomienda el uso de nifedipina, una droga para la angina vasoespástica, 30 mg de la formulación de liberación lenta (slow release) o 5mg tres veces al día una vez al día por dos semanas. Si el dolor regresa luego de descontinuar el medicamento (ocurre en 10% de los casos) se puede repetir de nuevo el tratamiento, algunas veces se requieren dos a tres cursos del tratamiento. Aunque raros, los efectos secundarios pueden incluir dolor de cabeza.

“Soy madre de una saludable niña de 2 años, la cual sigo lactando.  Tengo 3 meses de embarazo y hace unas semanas me comenzó a molestar y doler al pegármela.  Siento ardor en los pezones y a veces cuando no estoy lactando, aún me arden.  Mi médico me dijo que los pezones se vuelven sensitivos durante el embarazo, pero no los examinó.  ¿Necesito una consulta médica?” LOM 

 

Cuando se lacta durante el embarazo algunas mujeres experimentan molestias o dolor en los pezones. Este dolor se debe a los cambios hormonales y a su efecto en el pecho. Muchas madres puedes tolerar la molestia que suele desaparecer al poco tiempo. Otras, sin embargo, encuentran el dolor intolerable y entonces se debe considerar el destete. Debes estar pendiente de que no tengas  una infección con el hongo Cándida sobreimpuesta . Si es así necesitas tratamiento, por lo que es conveniente que te evalúe un profesional de la salud especialista en lactancia materna.

 

Entre el 60% y el 70% de los bebés lactados se desteta antes de que nazca su hermanito(a). Las razones para ello son: disminución en la cantidad y cambios en el sabor de la leche, mayormente en el segundo trimestre, las molestias en los pezones producidas por las hormonas del embarazo que llevan a algunas mujeres al destete y el que el bebé se iba a destetar irrespectivo del embarazo.

 

Existen algunas razones médicas para considerar el destete durante otro embarazo. Estás son: dolor o sangramiento uterino, historial de parto prematuro (debe haber además de contracciones dilatación y borramiento del cuello uterino) y pérdida de peso sostenido por la madre. Si te ocurre alguna de estas situaciones, y decides destetar a tu bebé, debes destetar gradualmente para lograr un destete que los afecte lo menos posible.

 

 

 

 

TEMAS DE INTERÉS

Recomendaciones para el Manejo de la Leche Materna en Centros de Cuidado Diurno

Superando las Barreras para la Lactancia Después de una Cesárea  

Dando el Pecho Después del Año

Crianza y Apego

Las Caries Dentales Durante la Lactancia

La Sexualidad Durante la Lactancia

¿Qué tiene que ver el parto con el inicio de la lactancia?

Baja producción de leche materna

Introducción de alimentos sólidos en el bebé lactado

Lactancia Materna y Reflujo Gastroesofágico

Relactancia

Llanto del bebé

Lactancia Materna:  dos mujeres… dos historias…

Afiche: Tenemos derecho a lactar/mamar

 

Ana M. Parrilla, MD, MPH, FABM © 2007 draparrilla.com.